El Dinero y la Felicidad

felicidad

Andamos por la vida deseando tener mucho dinero: Para viajar y conocer, para comprar muchas cosas: Una casa grande, un auto de lujo, ropa de marca, relojes, joyas y equipos electrónicos; para pagar las cuentas, para pagar nuestros estudios, para procurar un mejor nivel de vida para nuestra familia, … para poder algún día dejar de trabajar o conseguir la tan anhelada “libertad financiera” y felicidad.

Y nos la pasamos todo el tiempo trabajando y trabajando “por la plata”, a veces sin un propósito claro, y nos olvidamos de nosotros mismos.

Probablemente has escuchado la máxima de la Ley de Atracción que dice que “todo aquello en lo que concentras tu mente, se expande y lo atraes a tu vida” Y es muy posible que si te sigues concentrado en tus metas y en la claridad de tus sueños y objetivos en la vida, en realidad puedas lograrlo.

La pregunta del día de hoy es: para que? ….. para ser feliz? Y qué va a pasar si no lo logras? En realidad vale la pena todo el esfuerzo y sacrificio que haces para ser millonario(a)?

Recordemos también la frase que dice que “el dinero no hace la felicidad, pero si es mucho lo que ayuda”, y es porque la mayoría no concebimos la felicidad sin dinero.

Y cuando logramos obtener un cierto nivel de ingresos, siempre queremos más. Pero si pensamos bien las cosas, ¿de qué nos quejamos? Quienes pueden leer este documento, tienen el “privilegio” sobre muchos millones de personas en el mundo de tener un nivel de educación que les permite no solo saber leer, sino poder encender una computadora, ingresar a Internet y abrir este documento.

Si tienes una computadora en la casa o en la oficina lo más seguro es que no estés dentro de ese grupo de millones de personas que se levantan sin saber si hoy podrán comer algo, que no tienen qué vestir ni donde dormir. Somos “pocos” los que podemos darnos ciertos lujos, sin embargo siempre estamos más pendientes de lo que nos hace falta en la vida y no valoramos lo que ya tenemos.

Una frase del libro “El Secreto” escrita por Marci Shimoff cambió mi vida: “Salimos en busca de cosas externas pensando que van a darnos la felicidad, pero es a la inversa. Primero debes buscar la Felicidad, la Paz y la Visión interior y luego se te manifestará Todo en el Exterior”.

Si analizas bien esta frase te darás cuenta que el dinero en realidad nunca te dará la felicidad. Puedes tener mucho o poco dinero y la felicidad es simplemente una opción de vida.

No puedes permitir que tu felicidad dependa de tu grado de riqueza o pobreza. Tu decides si quieres ser feliz o no, independiente de la cantidad de dinero que tengas en el bolsillo o en tu cuenta bancaria. Tu puedes ser feliz, si así lo quieres.

Les recomiendo leer el libro Feliz por que si, de Marci Shimoff donde relata historias de personas que ella ha considerado como las 100 personas más felices. La mayoría, personas muy exitosas en su campo, que han encontrado en sus vidas el sentido y su propia realización personal.

En el libro no se menciona, pero creo que tanto ellos como la autora, son personas millonarias, pero que basan su felicidad principalmente en una decisión interior, el deseo de realizar en la vida el papel que vinieron a cumplir a este mundo, en ayudar a otros y en obtener satisfacciones personales por medio del amor hacia las personas, la pasión por su trabajo y el gusto por hacer algo por los demás.

El dinero? Siempre les llega por añadidura, sin proponérselo, como caído del cielo, pero no porque sea éste su objetivo.

En realidad crees que vale la pena obsesionarse por el dinero? Trabajar y trabajar sin saber en realidad por qué o para qué lo estamos haciendo? Y llegar al final del camino exhaustos con la satisfacción de haber logrado alcanzar una meta económica, para que luego tengamos que hacernos la pregunta….. ¿y ahora qué?

Por Héctor Gil

Deja un comentario