Los Deseos tienen un “Secreto” que debe saber…

Los deseos

¿Ha pensado alguna vez que los deseos son un regalo del Universo?

Ellos tienen el propósito de inspirarle a liberarse, de impulsar su deseo de supervivencia y, explotar el poder y la libertad de quien es usted en realidad.

Yo le llamo a esto la: “Inteligencia del Deseo“.

 

¿No es verdad que cuando se siente atrapado, lo que más desea es liberarse?

Uno quisiera tener mucho más poder cuando siente que no está yendo a ninguna parte.

Es agotador ser reactivo ante las circunstancias no deseadas.

Evitar los problemas y evadir las personas difíciles, es como correr en círculos o pasarse la vida extinguiendo incendios.

El miedo le dirá que no tiene porqué ser una víctima si se enfrenta a los problemas con fuerza, o si tiene el control.

Pero la verdad, es que un sistema de creencias basado en el miedo lo mantendrá en guardia y alejado de lo que desea.

La ira le hará pensar que usted es poderoso, si lucha o si toma el control.

Y no hay mucha libertad ahí, ¿cierto?

 

Los deseos contienen la esencia de su Ser perfecto y libre, de su divina naturaleza.

La esencia de los deseos es el propio Universo llamando a su Ser Interior.

¿Alguna vez ha tenido un deseo que hace que se sienta mejor, de sólo pensarlo?

Preste atención a cómo se quisiera sentir si los sueños se hicieran realidad.

Y se dará cuenta que no es igual que lo que su personalidad de supervivencia y protección le hace sentir, en lo absoluto.

 

Hace un tiempo, quería desesperadamente atraer a mi vida a mi alma gemela.

A pesar de que había sufrido varias relaciones dolorosas y dos divorcios, mi deseo de tener un alma gemela, no paraba.

Yo quería sentirme segura, amada, acompañada y atendida.

Mi deseo me ayudó a sacarme de mi personalidad de supervivencia.

Me rondaba la idea de que tenía que estar alejada de los hombres, porque me iban a usar, a traicionar y a dejarme.

No podía confiar en ellos porque, inconscientemente, creía que el pasado se repetiría.

Una vez que dejé que la inteligencia de mi deseo me guiara, una transformación se llevó a cabo y las luces se encendieron.

Conocí a mi alma gemela, que se convirtió en mi marido unas semanas más tarde y eso fue hace 20 años!

 

Me convertí en la esencia de mi deseo.

Estaba alineada con mi origen y mi deseo.

Ese fue mi verdadero don.

Y puede ser suyo, también.

Su imaginación es ilimitada.

Junto con sus emociones más altas, hacen parte del reino del divino amor incondicional, de infinitas posibilidades, y del poder creativo.

Este reino de lo Divino es real y está dentro de usted siempre.

Somos muy afortunados de tener este poder creativo.

¡Descúbralo y úselo!

Por Judy K. Katz

 

Lea también: Los 7 grandes aportes de las Redes Sociales a las marcas

Deja un comentario