Las Siete Habilidades básicas para con el Dinero.

habilidades

Las tres primeras habilidades sientan las bases del éxito financiero. Sin ellas, las otras habilidades no tienen poder alguno. Si no valora el dinero, no podrá hacer ningún esfuerzo por controlarlo. Si no puede controlarlo no podrá ahorrarlo. Y si no puede ahorrarlo no habrá excedente para invertir.

Si no entiende los principios de la inversión, será un emprendedor de menor eficacia. Por lo tanto no tendrá dinero que proteger. Y si tampoco tiene dinero que proteger, tampoco lo tendrá para compartir.

Ya sea que esté comenzando de cero o le esté yendo bien financieramente, empezaremos desde las bases y construiremos sólidas habilidades para la administración financiera. Luego esas habilidades pasaran al siguiente estadio de enriquecimiento.

Quiero que construya una base fuerte de probada fortaleza financiera. Si puede administrar los centavos que fluyen en su vida, entonces estará preparado para administrar los millones que en poco tiempo inundarán su vida.

Si no puede administrar los centavos, aún cuando tenga millones, no podrá conservarlos.

Warren Buffet, uno de los inversionistas más ricos del mundo, tiene dos reglas importantes: 1) Nunca pierda dinero. 2) Nunca olvide la regla número 1. Buffet odia perder dinero por que conoce positivamente el valor que cada dólar desperdiciado tendría para el futuro. Para él, una pérdida e $1.000 hoy representa una pérdida de millones de dólares para el futuro.
Primera Habilidad para con el dinero: Valorarlo.

La siguiente cita explica cómo el multimillonario John D. Rockefeller enseñó a sus hijos a valorar el dinero:

Seguramente John D. Rockefeller no intentaba ahorrar dinero cuando decidió darles una mensualidad a sus cinco hijos. Según su hijo Nelson, “Nos daba 25 centavos por semana y teníamos que ganarnos el resto del dinero”. Para obtener parte de ese dinero extra cultivó verduras y crió conejos…. “Siempre trabajábamos” – dice Nelson. Todos los niños debían llevar libros diarios con sus finanzas.

Debían destinar el 10% de sus ingresos a caridad, ahorrar el 10% y rendir cuentas por todo el resto. Tenían que hacer el balance mensual de sus libros diarios y debían explicar qué había ocurrido con cada centavo que ganaban. Nelson luego se desempeñó como gobernador del Estado de Nueva York durante muchos años y finalmente se convirtió en Vicepresidente de los Estados Unidos.

Uno de sus hermanos, David Rockefeller, Presidente del Chase Manhattan Bank, dice: “Todos nos beneficiamos con la experiencia, especialmente en lo que se refiere a entender el valor del dinero”

Interesante. ¿No es cierto? Se esperaría que esos niños, criados en un ambiente privilegiado, no necesitaban aprender tales cosas. Sin embargo, Rockefeller deseaba que sus hijos entendieran qué es el dinero. Les enseñó un modelo especial para que aprendieran a manejarlo. Hay mucha sabiduría en lo que hizo.

La necesidad de trabajar: Cuando lo ganas, lo valoras.

La importancia de la caridad: Dona el primer 10%.

La necesidad de Ahorrar: Págate a ti mismo el siguiente 10%.

El poder de la contabilidad: Contabiliza cada centavo.

Además de enseñarles el valor del dinero, Rockefeller les estaba enseñando a sus hijos la manera de controlarlo. Y esa es la segunda de las siete habilidades para con el dinero.

Segunda Habilidad para con el dinero: Controlarlo.

El primer paso para poder asumir el control de sus finanzas es establecer un sistema sencillo para organizar su vida financieramente. Quizá ya posea un sistema de control. Puede que utilice uno de esos famosos programas de computación como Quicken o Microsoft Money. Aún así, creo que podría aprender mucho de un sistema que yo denomino Fuentes y Filtraciones.

La mayoría de las personas tienen una única fuente de ingreso (o fuente principal): su trabajo. Sus ingresos fluyen hacia el reservorio de su vida, pero éste tiene filtraciones y el dinero se escurre por las mismas. La mayoría gasta cada centavo que gana.

Obviamente, la única forma de que la prosperidad alcance su vida es tapar esas filtraciones y agregar fuentes adicionales, de forma de contar con múltiples fuentes de ingresos. Es de suma importancia tapar las filtraciones y hacer que las fuentes sigan fluyendo. ¿Cuántas fuentes financieras fluyen por su vida? ¿Cuántas filtraciones hay en su reservorio?

Primero hablaremos de cómo se tapan las filtraciones. Luego enfocaremos nuestra atención en hacer que las fuentes sigan fluyendo. He reducido las innumerables maneras en las que se puede gastar dinero a sólo 10 categorías o filtraciones.

Las categorías son sencillas y amplias: si se complican demasiado, ignórelas. Aún cuando utilice un programa financiero de cmputación como Quicken, podrá organizar sus gastos dentro de estas 10 categorías. Son fáciles de recordar y están enumeradas por orden de prioridad.

La primera filtración o categoría (utilizando el modelo Rockefeller) se denomina donaciones.
Dichas donaciones son contribuciones a la iglesia, a la caridad y otros fines por el estilo. Me resulta interesante que Rockefeller le enseñara a sus hijos a donar a otras personas el 10% de sus ganancias.

Después de pagar el 10% a su “socio silencioso”, debe pagarse a si mismo. El siguiente 10% de su dinero pertenece a la categoría No. 2: usted mismo. En el clásico, “The Richest Man in Babilon” George S. Clayson cuanta la historia de un inversionista muy inteligente, cuya primera regla era: “Una parte de todo lo que gana es suya y puede conservarla” ¡Cuánta Verdad! Muchos de nosotros ahorramos “lo que nos sobra”.

La gente próspera ahorra primero y luego vive con el sobrante. Eso hace la gran diferencia.

Después de donar el 10% a otros y separar el 10% para usted, la tercera categoría es: impuestos.

Después de estas tres primeras categorías, ¿cuál es el siguiente gasto más importante en su vida? La categoría 4 corresponde a los pagos o alquiler de su vivienda.

La quinta categoría comprende los gastos de la familia, donde incluiremos alimentos, vestimenta, televisión y los gastos normales de vivir en casa. Esa será la categoría más costosa.

Luego viene la categoría 6: el automóvil. Usted necesita un medio de transporte. Cada vez que paga gasolina, el transporte y repara su automóvil o paga las cuotas del mismo, debe organizar sus gastos en la categoría No. 6.

Después viene la categoría 7: Diversión y entretenimiento. Cada vez que gaste dinero fuera de su hogar, ya sea en el cine, comidas rápidas, viajes o juguetes, debería pensar que son gastos de la categoría 7, el número para la diversión.

Esto nos lleva a la categoría 8, todas las formas de seguro: de salud, vida, invalidez, responsabilidad civil, activos, bienes personales, vivienda.

Los gastos varios (incluyendo los de la cuota de una deuda) se incluyen en la categoría 9: Deudas y varios.

Y finalmente, la categoría 10: Gastos de negocios.

Como puede ver, todos sus gastos pueden resumirse en sólo 10 grandes categorías.

Usted desembolsa dinero sólo unas pocas veces al día. Sin embargo esas pocas decisiones pueden hacer la diferencia entre la pobreza y la riqueza. Observemos el acto de gastar. Analicemos una típica transacción monetaria o un evento monetario. Si pudiera examinar minuciosamente un evento monetario normal, ¿cómo sería?

En una transacción típica, ellos completan algunas actividades adicionales clave. Al hacerlo, se tarda un poco más en cada transacción.

Estoy convencido de que esos pocos minutos clave de más marcan la diferencia. Por eso yo lo llamo los minutos millonarios.

¿Invertiría unos pocos minutos adicionales en cada evento monetario si supiera que eventualmente lo ayudaría a ser libre financieramente? A continuación, muestro cómo la gente que tiene habilidad para manejar dinero aborda un evento monetario:

 

  1. Planifican la compra. Como sucede con los billetes de avión, cuanto más amplio sea el horizonte para planificar, más barata resultará la compra.
  2. Esperan, piden y a menudo obtienen un descuento.
  3. Esperan, piden y siempre obtienen un comprobante.
  4. Siempre examinan si hay errores en los comprobantes o facturas.
  5. Inmediatamente anotan el número de categoría en sus comprobantes.
  6. Balancean sus cuentas considerando hasta el último centavo.
  7. Archivan el comprobante a penas llegan a su hogar.
    1.  

      A un millonario cada transacción le lleva, en promedio, uno o dos minutos más que a una persona pobre. Esto equivale a menos de 10 minutos por día. ¡Pero cuánto se ahorra en tiempo y dinero! El millonario ahorra entre un 10% y un 20% comparando precios. ¿Cómo sería si pudiera reducir sus gastos anuales en un 20% sin mucho sacrificio? Si invierte un minuto adicional, registra la transacción y la archiva adecuadamente, tendrá entre sus manos una amplia fuente de información.

      Conocerá los saldos de sus cuentas. Podrá comparar sus gastos con los gastos de los meses anteriores y analizar las tendencias. Tendrá un conocimiento más profundo de sus gastos reales. Eso contribuirá a un mayor control de sus finanzas.

      El cálculo de la incidencia del pago de impuestos le llevará unos minutos y no días. Podrá fundamentar sus decisiones impositivas con documentación actualizada. En caso de controversias, sabrá donde, cuando y cómo gastó su dinero, y tendrá un comprobante para dar cuenta de ello.

      Tendrá el control entre sus manos y la tranquilidad mental que esto produce y le generará una sensación de poder, lo cual hará que aumente su confianza, creatividad y discernimiento. Podrá tomar decisiones rápidas, adecuadas y significativas y así gozar de la ventaja secreta de los millonarios.

      Desde ahora, cada vez que gaste dinero, tómese unos minutos adicionales durante ese evento monetario para poner en práctica el minuto millonario:

      Planifique su compra.
      Consiga un descuento.
      Obtenga un comprobante.
      Examine el comprobante.
      Clasifique el comprobante.
      Balancee su cuenta.
      Archive el comprobante

      Organizar un sistema de archivo es sencillo. Tome 10 folios de papel Manila y numérelos del 1 al 10. Al final del día archive rápidamente los comprobantes clasificados en uno de los 10 folios. Si el comprobante está relacionado con los gastos de su hogar, archívelo en el folio 5. Si está vinculado a entretenimiento archívelo en el folio 7. ¿Dónde archivaría un comprobante de gastos del Automóvil? ¿Y si fuera un gasto proveniente de su actividad comercial? Hágalo así y en pocas semanas habrá controlado sus gastos.

      La mayor parte de la gente no pone en práctica el minuto millonario y por ello no planifica sus compras. Con esta actitud está aumentando su costo de vida en al menos 10%. Además, no reclama los comprobantes y si lo hace acumula los recibos sueltos en una caja de zapatos.

      Al final del año el cálculo de los impuestos será una ardua tarea la cual le consumirá tiempo y dinero extra al requerir pagarle a un contador. Conclusión: Más dinero perdido.

      ¿Cuánto valen esos comprobantes perdidos? Suponga que compra un lapicero y en vez de tirar el comprobante lo guarda, lo clasifica y lo archiva para tenerlo a mano cuando deba calcular sus impuestos. De ese modo, tendrá una prueba de un gasto deducible de impuestos para la actividad comercial que desarrolle en su casa.

      Podrá deducir este gasto de sus ingresos antes de calcular sus impuestos. ¿Cuánto vale eso? Puede llegar a ser ¡un 35% inmediato de rendimiento sobre su dinero! Cuando obtiene un comprobante de un gastos deducible de impuestos y lo archiva, para luego deducir ese gasto de sus impuestos, estará ganando un 35% sobre su dinero. Este rendimiento del 35% es lo que convierte a una persona común en millonaria.

      Tercera habilidad para con el dinero: Ahorrarlo.

      La clave de la planificación financiera es la administración del flujo de dinero. No sólo debe hacer que el efectivo fluya en sus reservorios, sino que también deberá controlar las filtraciones de manera tal que tenga un excedente de dinero a fin de mes.

      Este excedente mensual es el secreto del crecimiento financiero. El excedente puede ser invertido. El objetivo del juego del dinero es acumular suficientes inversiones para que los ingresos provenientes de las mismas, eventualmente lo financien. La tercera habilidad para con el dinero radica en ahorrar el excedente.

      La palabra ahorro tiene dos significados:

      Pagar menos por sus compras, como comprar en temporadas de descuentos. (primera definición)

      Crear un excedente, como Ahorrar dinero para la jubilación. (segunda definición).

      Algunas personas tienen habilidades para ahorrar en el sentido del punto (1). Les gusta buscar oportunidades. Pero son incapaces de ahorrar en el sentido del punto (2). La gente próspera sabe cómo cumplir con ambos conceptos: Aman ahorrar(1) dinero, comprando cosas al por mayor, haciendo acuerdos comerciales o buscando ofertas.

      Odian pagar el precio al público y ahora ud. ya sabe por qué. Cada dólar malgastado destruye el bosque de futuros árboles de dinero.

      Sin embargo, no se detienen aquí. Como sabrá, cualquiera puede ahorrar dinero comprando en una liquidación, ¿Pero, Ahorran(2) lo que Ahorran(1)? Eso es más difícil. Una amiga dejó de fumar y alardeaba de los $50 dólares por mes que se ahorraba(1) al no fumar. Y yo le pregunté: Dónde están los $50? No sabía. Había ahorrado(1) dinero pero no lo había ahorrado(2).

      Cuando ahorre(1) dinero modificando su estilo para comprar, retire ese dinero de su billetera o monedero para sacarlo de su universo de gastos. Ni siquiera lo extrañará. Póngalo en una alcancía(2) y haga depósitos frecuentes en una cuenta de ahorros(2), ahí es cuando verdaderamente lo habrá ahorrado(2).

      Supongamos que acostumbra comprar gasolina en una determinada gasolinera. Un día se da cuenta de que hay una nueva estación que la vende a 10 centavos menos por litro. En una compra de 10 litros habrá ahorrado(1) 1 dólar. Pero sólo percibe ese beneficio cuando va más allá y lo ahorra(2). Por lo tanto, cuando se dirija a la caja a pagar la gasolina, retire ese dólar ahorrado(1) de su billetera y póngalo en un sobre(2). Puede dejar ese sobre en un bolsillo de su automóvil y dejar que sus ahorros(2) se acumulen hasta sumar entre $25 y $50.

      No se tiente y no se los gaste. Debe transferir esos ahorros a su cuenta de ahorros(2) a largo plazo… y de ahí a su cuenta de inversiones… y de ahí a sus diferentes inversiones (fondos mutuos, acciones, bonos, bienes raíces, etc.).

      Puede convertirse literalmente en millonario con el dinero que hoy despilfarra. Hay miles de habilidades y de formas de ahorrar(1) dinero.

      Una empresa de fondos mutuos elaboró una lista de 45 formas de ahorrar $45 dólares:

       

      1. Haga una lista de compras y aténgase a ella.
      2. Diga NO a los cajeros automáticos que cobran cargos. Programe con tiempo sus retiros de dinero en efectivo en los bancos.
      3. ¿Su banco le cobra comisiones altas? CAMBIE SU CUENTA A OTRO BANCO.
      4. ¡Pague el saldo total de su tarjeta de crédito!
      5. Busque una tarjeta de crédito que le cobre menos cargo de manejo.
      6. Busque pólizas de seguros con primas más económicas.
      7. Pregunte a su doctor si puede comprar medicamentos “genéricos”
      8. Controle todas sus facturas de servicios médicos para detectar errores.
      9. Busque alquilar y no comprar, algo que sólo usará unas pocas veces.
      10. Convierta su jardín / garaje en un negocio: Organice una venta de las cosas que ya no usa.
      11. Cambie su empresa de viajes / transportes de vez en cuando.
      12. ¿Utiliza el servicio de llamada en espera? Cancele los servicios telefónicos adicionales que no utiliza.
      13. Si no es muy urgente, comuníquese con sus amigos por correo electrónico en vez de utilizar el teléfono o el celular.
      14. No vaya al cine, alquile una película o DVD.
      15. Reduzca sus salidas, prefiera comer en su hogar.
      16. De ser posible lleve su almuerzo al trabajo.
      17. No compre libros que puede pedir prestados en una biblioteca.
      18. Cancele suscripciones a revistas que nunca lee.
      19. Ir a un desfile o hacer un picnic es diversión gratuita, de lo mejor.
      20. Organice su equipo de compañeros para ir a trabajar en un solo automóvil.
      21. Si se va a demorar y tiene que pagar horas de parqueadero elija ir en bus.
      22. Prefiera más el autobús y menos los taxis.
      23. Compre los tiquetes de avión con antelación y siempre quédese hasta el sábado. Se divertirá más y es más barato.
      24. No vaya a un Spa. Hágase socio de un gimnasio del barrio.
      25. Fíjese en los cupones de descuento y sus fechas y utilícelos.
      26. ¿Qué importancia tiene una marca? Compre productos genéricos.
      27. Absténgase de usar pañuelos desechables. Lave los de tela.
      28. Evite consumir productos pre-elaborados, son mas costosos y menos saludables.
      29. Asóciese a tiendas o almacenes mayoristas.
      30. Revise todos sus recibos, algunas veces encontrará errores.
      31. Evite comprar en tiendas que venden “especialidades”.
      32. Utilice las tiendas en línea (Internet). Permiten realizar fácilmente comparación de precios.
      33. Compre en cantidad. Al por mayor.
      34. ¿Necesita gasolina Premium para su vehículo? Verifique su manual, la mayoría de vehículos funcionan bien sin ella.
      35. Olvídese de los sitios de “lavado automático de autos” hágalo usted mismo, tomará aire fresco y hará un poco de ejercicio.
      36. Utilice el servicio de cambio rápido de aceite de la esquina, en vez de acudir a su taller mecánico de confianza.
      37. Nunca pague por extender el período de garantía de los productos que compra. El período que ofrece el fabricante es suficiente.
      38. No pague por un canal Premium de Tv por cable que nunca mira.
      39. Dúchese, no se dé un baño de inmersión.
      40. No juegue a la lotería. Las posibilidades de que lo parta un rayo antes de que se gane la lotería son mayores.
      41. Verifique los planes de financiamiento de su vehículo o vivienda. Algunos bancos ofrecen refinanciar la deuda y otros ofrecen mejores intereses al cambiar su crédito a otro banco.
      42. Páguese usted primero. Aparte un dólar por día.
      43. Compre una alcancía. Guarde todas las monedas que rondan por ahí en su casa.
      44. No gaste / comprometa antes de tiempo su aumento de sueldo. INVIERTA ESE DINERO.
      45. Utilice sus electrodomésticos eficientemente, no prenda calefacción o aire acondicionado a menos que sea completamente necesario (quítese o póngase ropa abrigada), y asegúrese de que lavadoras y hornos se enciendan cuando estén completamente llenos.

       

      del libro: Múltiples fuentes de Ingreso, de Robert Allen

Deja un comentario